HACIA UN SISTEMA NACIONAL INTEGRADO DE CUIDADOS
Entrevista a Julio Bango

POR Magdalena Martínez Preguntas y respuestas Sin comentarios

Durante la campaña electoral el actual presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, estableció como una prioridad de su gobierno la instalación de un sistema nacional de cuidados. En continuación con un proceso que viene del gobierno anterior, el Ministerio de Desarrollo Social delegó funciones a Julio Bango para comenzar a implementar dicho sistema. A la fecha, el proyecto de ley para la creación de un Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC) se encuentra en el Parlamento para su aprobación. De ser aprobado Julio Bango será el Secretario Nacional de Cuidados. Con él conversamos para interiorizarnos sobre los propósitos e implementaciones prácticas del mismo.

Cuando hablamos de “cuidado” en el marco del SNIC ¿de qué estamos hablando?

Es una pregunta pertinente porque hay que hacer una primera demarcación en el ámbito de los cuidados. Mucha gente confunde los cuidados para personas dependientes con los cuidados en salud. Si bien hay una frontera poco nítida entre lo que es cuidado en salud y cuidado en la dependencia, hay que establecerla. El sistema de cuidados es para todas aquellas personas que por alguna situación particular pierden capacidad, autonomía individual para manejarse en situaciones de la vida cotidiana, para realizar actividades básicas de la vida. A partir de esa definición de dependencia -o de autonomía, que es su contracara- se definen las poblaciones. Es decir, las personas que son sujeto de cuidado.

Una población son las personas mayores de 65 años que, por ciclo de vida, tienen dificultades moderadas o severas para desarrollar esas tareas. Por otra parte están las personas con discapacidad de cualquier edad que no sean autoválidas -porque hay personas con discapacidad que son autoválidas-. Después, se agrega otra población que está en una situación de dependencia pero por una razón diferente. Son las niñas y niños de 0 a 3 años que la no autonomía la tienen porque estar en un proceso del ciclo vital donde deben ser especialmente protegidos y cuidados porque no tienen la capacidad para asumir plenamente el desarrollo.

Entiendo que niños mayores de tres años están también en situación de dependencia. ¿Por qué se contempla solo a los niños de 0 a 3 años?

En realidad el SNIC considera a los niños de 0 a 6 años. Pero en el arranque del sistema vamos a comenzar con los niños hasta tres años de edad.

La existencia de una situación de dependencia en las personas con discapacidad y en los adultos mayores ¿cómo se define?, ¿quién la define?

La dependencia se define a través de la aplicación de un índice que se llama “baremo de dependencia”. A partir de una serie de indicadores de actividades básicas de la vida cotidiana que se pueden realizar, se construye un índice que da una medida que tiene un rango. En función de la combinación de esas variables, de esas actividades, se ranquea a la población en función de ese criterio.

Cuando se habla de un sistema de cuidados pienso en dos cosas: en los servicios externos que ofrece el Estado o que el Estado garantiza que se puedan ofrecer y en el cuidado en la propia casa que hace un familiar. ¿Están ambos componentes contemplados en el SNIC?

Uno de los puntos medulares del SNIC es que instala el ejercicio de un derecho: el derecho a que todas las personas de las que hablamos, las tres poblaciones que estén en situación de dependencia, tienen que ser cuidadas independientemente de la condición que tengan.

Hay una cuarta población que es la población que cuida. Esa población, que es mayoritariamente femenina, a su vez tendríamos que dividirla en dos: las personas que cuidan y reciben una remuneración por el cuidado que realizan -con mayor o menor grado de informalidad, porque hay mucha informalidad en el trabajo-, y las personas que son familiares y que hacen un cuidado no remunerado en el seno familiar.

Cuidado que capaz les impide realizar otras tareas…

Exactamente. En general, quienes terminan siendo perjudicadas en la distribución del trabajo de quien cuida a los que deben ser cuidados son las mujeres. Un sistema de cuidados no se va a meter en la vida de las decisiones que toma una pareja o que toma la gente, pero la idea es generar condiciones y servicios para que las personas que cuidan, en general mujeres, no se vean imposibilitadas de ingresar a un trabajo, a desarrollarse, etc. Lo cual no quiere decir eliminar la responsabilidad de las familias en el cuidado.

El otro pilar que plantea el SNIC es la corresponsabilidad de Estado, comunidad, mercado y familia. Si vos mirás esos cuatro pilares de un sistema de cuidados tenés hasta ahora una familia que se ha encargado del cuidado, una comunidad que también de alguna manera ha participado en el tema del cuidado, un mercado que ha asumido sin ningún tipo de regulación ni ningún tipo de criterio la prestación de servicios de cuidado, y un Estado que no ha estado presente. De lo que se trata ahora es que el Estado se empiece a hacer presente para garantizar ese derecho y para articular ese tema de corresponsabilidad generando: sistemas de regulación para los servicios que se brindan en el mercado; procesos de formación para las personas que cuidan; servicios de cuidado para que las personas, asumiendo la responsabilidad del cuidado familiar, por lo menos una parte lo puedan dedicar a otra cosa; estableciendo regulación en materia de derechos laborales de los trabajadores o trabajadoras del cuidado; y estableciendo una serie de regulaciones como la extensión de las licencias que generen ese marco de condiciones para que las personas puedan en definitiva tener los hijos que quieran tener.

En algunos casos hay que priorizar el hecho de que estén en la casa y no que sea un servicio externo, pensando en el caso de los niños más pequeños.

En esos casos estamos pensando en la extensión de las semanas de licencia de las madres y los padres y también del tiempo de medio horario que se otorga hasta los nueve meses de vida del niño o niña. Ampliar la duración del medio horario, pero además que pueda ser tomado indistintamente por el padre o la madre porque eso va a favorecer en la legislación una discusión de cómo se asumen los roles de cuidado en un pareja. Nunca lo puede definir el Estado sino que lo tiene que definir la pareja, pero el Estado genera condiciones para que pueda ser.

Entonces, volviendo a la pregunta original, a través del SNIC ¿también se puede acceder a una ayuda para tener un cuidador en la casa?

Así es, se contrata un cuidador personal que va a la casa. Para las personas mayores y también para personas con discapacidad van a haber cuatro tipo de servicios: cuidadores personales,  servicio de teleasistencia, hogares de larga estadía -antes conocidos como casa de salud, pero la gente que vive ahí es gente que no está internada-, y centros diurnos para que las personas puedan ir a estar un tiempo ahí con otras personas y hacer una serie de actividades. La teleasistencia refiere a dispositivos tecnológicos como una pulsera con un botón que a una persona que vive sola le permite conectarse con un lugar donde tienen registrado en una base de datos su emergencia móvil, su familia, sus vecinos más próximos.

Para los niños están los centros de cuidados para la primera infancia: jardines de ANEP, centros de educación inicial privados, centros CAIF que se van a ampliar y que la modalidad de un año va a pasar a ser diaria. También vamos a promover que las empresas y los sindicatos generen centros de cuidado en las empresas. Y después todo el tema de las licencias que ya comentamos.

¿Los servicios serán gratuitos o tendrán costos según las distintas posibilidades?

La idea es según sus posibilidades, pero también depende del servicio. Por ejemplo, un jardín de infantes en la ANEP es gratis, un CAIF también. En el servicio de cuidado para personas mayores hay gente que ya compra en el mercado esos servicios y que no necesita de una ayuda. Hay una cuestión de solidaridad; hay otros que no lo pueden pagar y debieran acceder, entonces el Estado va a aportar para que cubran ese dinero, para que puedan tener ese cuidador. En el caso de las personas que ya compran el servicio igual se van a ver beneficiadas puesto que habrá un proceso de regulación que va a definir niveles de calidad de los servicios y podrán asegurarse que esos servicios están efectivamente acordes a las normativas vigentes.

¿Cómo va a ser la implementación del SNIC?

Va a ser una implementación gradual. Vamos a arrancar con las tres poblaciones pero vamos a establecer metas de gradualidad de ingreso de todos los sectores. Si bien este es un derecho universal, la cobertura y la accesibilidad al ejercicio del derecho no van a ser de un día para otro. La idea es que al menos nos va a llevar 10 años la puesta en marcha y el despliegue total del sistema. Y esas restricciones no obedecen solo a un problema de los recursos económicos que se necesitan, sino que si vos vas a aumentar la oferta de servicios y vas a incluir a más niños/as, más personas mayores y más personas con discapacidad necesitás cuidadores que tengan la formación adecuada. Primero tenés que tener la masa de cuidadores y segundo con la calificación para dar servicios de calidad. Y tenés que regular, establecer los estándares de calidad de esos servicios. Hay toda una serie de cuestiones que hay que trabajar para implementarlo.

¿De qué manera se va a garantizar la calificación de los cuidadores?

Se va a crear un sistema nacional de formación para los cuidadores. Lo vamos a exigir para esa tarea, por lo que tendremos que hacer un proceso de formación de los nuevos cuidadores y cuidadoras, y también de acreditación de competencias de los cuidadores y cuidadoras que ya existen. Eso es todo un proceso importante, para el que ya estamos instalando las comisiones de trabajo. Hay que diseñar esa currícula, la duración de los cursos, la especificidad que van a tener si son para niños, para adultos mayores o para personas con discapacidad.

¿Cómo se va a financiar el SNIC?

La financiación va a estar dentro del presupuesto nacional. No se van a cobrar nuevos impuestos para financiar el SNIC.

¿Hay experiencias en otros países?

En América Latina hay experiencias puntuales de cuidado pero no como sistema. Sí las hay en Europa: en los países nórdicos, en Alemania, en Austria, en España también se hizo una ley de dependencia y se está implementando ahora con algunos problemas debido a las crisis que tiene España. Hemos tratado de nutrirnos de todos esos antecedentes a la hora del diseño que no lo comenzamos ahora sino que viene del gobierno anterior y que es un proceso que nosotros seguimos.

Muchas gracias Julio por tu tiempo y mucha suerte en este nuevo emprendimiento.