Padre Cacho. Siervo de Dios.

POR Virginia Sin comentarios

El cardenal Daniel Sturla anunció en febrero que El Vaticano resolvió conferir a Rúben Isidro Alonso, más conocido como “padre Cacho”, la distinción de “Siervo de Dios”, el primer paso para que pueda convertirse en santo.

El padre Cacho fue un sacerdote salesiano que dedicó la mayor parte de vida a trabajar directamente con los más pobres con el afán de mejorar su calidad de vida.

Cuando falleció el 4 de setiembre de 1992 sus restos fueron trasladados en un carro tirado por un caballo por clasificadores, personas con y por las que trabajó muchos años.

En setiembre de 2014 como Arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, anunció el comienzo de la investigación sobre el padre Cacho con el objetivo de iniciar su causa de canonización. Ahora la Iglesia Católica de Montevideo compartió un video de Sturla en las redes sociales para anunciar el nombramiento del padre Cacho quien falleció con “fama de santidad”.

“Queridos amigos, tengo una muy buena noticia que darles. A nuestro querido Padre Cacho, a partir de ahora, lo podremos llamar Siervo de Dios. ¿Qué significa esto? El Padre Cacho murió con fama de santidad, hace casi 25 años. Un sacerdote entregado, un sacerdote que fue a encontrar a Dios entre los más pobres. Allá por Aparicio Saravia, en Plácido Ellauri, en todos esos barrios que rodean la zona. Barrio Borro, Marconi, en todos esos barrios su nombre hasta hoy resuena con fuerza: murió con fama de santidad.

Por eso, hace poco comenzamos una investigación sobre su vida, que terminó presentando todo ese material al Vaticano, que dio su aprobación. Entonces, a partir de ahora al del Padre Cacho, al Padre Rúben Isidro Alonso, lo podremos llamar Siervo de Dios. Y podemos rezarle a Dios por intercesión de él, presentarle nuestras intenciones y pedirle que interceda por nosotros.

Él se metió a vivir en los barrios más pobres. Allí pudo darle dignidad a todas esas personas con su presencia humilde y cercana, promoviendo su desarrollo. Que también nos ayude a nosotros a sentirnos personas más buenas, más cerca de Dios y con un corazón que está cercano a los que más sufren. Que interceda por nosotros el Siervo de Dios Padre Rúben Isidro Alonso, Padre Cacho”.