Teresita Scarella de Grotius
Mujer de luz…

POR Beatriz Baltasar Hechos y dichos 4 comentarios

El 14 de octubre partió llamada por el Padre a su Pascua, vestida como una novia con su traje de fiesta, al banquete de los justos. Trascendió este mundo material, pero anida dulcemente en el corazón de todos los que convivimos con ella.

Mujer dulce de brazos abiertos y sonrisa acogedora. Siempre atenta al que llega y a llenar de vida y arte los espacios del encuentro. Sus manos tenían magia para modelar papeles, colores, letras, que transmitieran un ¡bienvenido a la fiesta del encuentro, a la catequesis!

Nació para repartir y sembrar todo lo bueno y lindo que nos da la vida, y que a veces no vemos. Anunciadora del Reino con su palabra y toda su vida. Su ternura derramada sembró, en el corazón de sus catecúmenos, familiares y amigos, la semilla que crece y da frutos sabrosos que alimentan la fe y la esperanza.

Trabajó como catequista en la parroquia de la Teja, en colegios, en el Oficio Catequístico Arquidiocesano de Montevideo y en el Instituto Superior de Catequesis a nivel nacional. Recorrió el país formando a catequistas del interior, siempre revestida de una luz interior que lo iluminaba todo. Teresita fue el rostro permanente de la catequesis en todo el país. Era la inmensa tarea oculta que hay detrás del que hace, organiza, da respuestas a personas e instituciones. Cada revista, afiche, invitación, convocatoria para el Día de la catequesis estaba animado silenciosamente por su vocación y creatividad.

Escribió, junto a varias compañeras, el material para niños y catequistas de parroquias, seis publicaciones que sirvieron y sirven de guía y apoyo para el trabajo. Corregía en la imprenta hasta altas horas de la noche, hasta el más mínimo detalle. Cursamos juntas en la UCUDAL Ciencias de la Educación, formación que nos permitió abrevar en los mejores autores de psicología y filosofía de la Educación, con brillantes profesores como el Dr. Mosquera, el Dr. Claus, la profesora María Camino Trapero, y tantos otros.

En varios momentos, junto a Alicia Pietrafesa hicieron un coro de catequistas, y representaciones teatrales. Nada de lo artístico le fue ajeno.

Gracias, Teresita amada, por todo lo que nos diste desde la riqueza de tu persona, y por compartir la espiritualidad de la alegría, ella estará siempre en nuestro corazón y se seguirá derramando como fuente de agua viva en todos los que te conocimos.

Adolfo, su compañero de camino, más de cincuenta años de casados, poeta, sembrador de flores, compañero y padre atento y amoroso. Trabajador y caminante junto a los más pobres, en la Obra del Padre Cacho. Fueron juntos un ejemplo de amor, empollando siempre con su capacidad de dar ternura a sus cuatro hijos y a sus bellos nietos. Cuando le pregunté cómo se sentía, me contestó: “Con el Corazón pleno de amor”.

Tere no fue solo una amiga, una compañera, fue una hermana del corazón, de esas que nos regala Dios para ser mejores en la vida, viendo su ejemplo. Nuestro llanto, regó la tierra, cuando voló al Reino, como también lo hizo Jesús cuándo Lázaro murió. Pero ahora, nuestro ser goza con ella del encuentro trinitario, donde ya son uno con el Dios de la vida.

Termino citando el mensaje de Monseñor Orlando Romero al enterarse de su partida: “Noticia triste pero providencial coincidencia con el Evangelio de este domingo: Él tiene preparado el banquete festivo para las bodas de su Hijo al que ha invitado a Teresita y ha ido con el traje de fiesta: de fe, bondad, servidora, disponible, ternura, previsora pronta como la novia. Para nosotros motiva enjugar nuestras lágrimas. Gracias, Señor, porque tu fundamentas nuestra esperanza, ya que tienes necesidad de festejar esta boda. Unido a todos los catequistas y familiares con un fuerte abrazo (Mt. 22, 1 14), Orlando.

4 comentarios

  • Priscila Grotiuz Scarella dice:

    Toda la familia está muy agradecida y conmovida por esta reseña de mamá tan significativa para las personas que la conocieron. Cada uno la acompañó en su tarea pastoral en todos estos años. Quién mejor que Beatriz para hacerlo ya que es una gran mujer que compartió muchos momentos hermosos y importantes con ella. También agradecer a Obsur por este homenaje.

  • Alicia Pietrafesa Bonnet dice:

    Amiga querida! En luz rstas envuelta seguramente en el Cielo con la Santísima Trinidad! Fuiste una gran amiga, hermana y compañera! Cuando en Pentecostes de 1985 el Espíritu Danto me inspiró fundar el Coro Emaús, despues de a M. Orlando Romero, entonces director del Oficio Catequístico Arquidiocesano el auspicio del Oficio para el Coro Emaús y sus actividades, tu fuiste tambien mi hermana catequista y artista que me acompañó durante años en aquellos principios par poner en marcha las actividades que el Espíritu me iba inspirando. El auspicio y apoyo que M. Romero nos dio, iniciando todos lis conciertos evangelizadores con sus hermosas charlas sobre la fe y la música fue acompañado por ti y tus hermanas catequistas del Equipo de niños del Oficio con gran amor y enfasis catequético. En su origen el Coro Emaús fue de jovenes catequistas, seminaristas, estudiantes de música y jovenes de Parroquia. Tu me acompañaste en promulgarlo, en propagandearlo con tu fino arte de dibujante en los programas de concierto. Me acompañaste en el primer Retiro que hicimos para esos jóvenes. Y luego me diste impulso cada vez que debía pedir auspicios , como fue a nuestro querido maestro de catequistas P. Roberto Viola cuando fue director del Oficio mas tarde. Cuando en Pentecostes de 1999 el Espīritu Santo me inspiró fundar la Schola Fides Ars Emaús, en la cual yo incluí el Coro Emaús, tu fuiste la que me animaste a buscar el auspicio del entonces director del Oficio Catequístico P. Pablo Peralta, secretario canciller del Arzobispado de Montevideo que auspició esta fundacion no solo el , sino que al plantearla a M. Nicolás Cotugno, Arzobispo de Montevideo, éste dió los auspicios de la Arquidiócesis de Montevideo para todas las actividades que desarrollara la Schola Fides Ars Emaús. Desde entonces esta Escuela de Fe y Arte sigue prestando sus servicios de formacion y celebracion de la fe a traves del arte cumpliendo con la mision que el Señor me dio de que esta Schola contribuya a la edificacion de la Iglesia entre los artistas. ¡ Como no agradecerte aquella idea que me diste de ir a la Curia que tuvo tan bellas consecuencias! Siempre estabas alli , hermana, para ayudarme en mi trabajo! Tambien fuimos grandes amigas en el compartir ambas familias con cariño y reciprocidad! Querida Tere, bendita seas! Gracias por todo, amiga mía! Te quiero mucho! Aún enjugo lad lágrimas por tu partida pero ya ahora te siento allá arriba en el Cielo, participando de la Luz Divina. Y tú, querida amiga, sos la primera hermana del alma que se me va. Pero es curioso. Ahora me siento acompañada por ti, como hermana, en este camino cuya meta es el Cielo Santo, la Jerusalén Celeste, tan anhelada, estudiada y meditada! Ahora tenemos una de nosotros que ya llegó. Si, hermana mía, espéranos con los brazos abierto como tu sabes hacerlo, con tu sonrisa dulce y cariñosa, con tu mano solidaria, con tu compañía siempre de hermana y de amiga! Gracias Teresita gracias hermana mía de siempre y para siempre!

  • Priscila Grotiuz Scarella dice:

    Toda la familia esta muy agradecida y emocionada por esta reseña de mamá tan significativa para las personas que la conocieron. Cada uno la acompañó en su tarea pastoral en todos estos años. Quién mejor que Beatriz para hacerlo ya que es una gran mujer que compartió muchos momentos hermosos y importantes con ella. También agradecer a Obsur por este homenaje.

  • Beatriz Balt6asar dice:

    El artículo también a nieto hermoso y bueno es imprescindible decirlo.

Escribe un comentario